MEMPHIS GROUP: UNA VISIÓN ÚNICA Y VANGUARDISTA DEL DISEÑO

El Grupo Memphis (Memphis Group) fue una corriente artística que surgió en la ciudad de Milán en los años ochenta para revolucionar la concepción del diseño y la arquitectura. Su nombre viene de la canción de Bob Dylan Stuck inside of mobile with the Memphis blues again.

Memphis Group fue fundado por Ettore Sottsass arquitecto y diseñador italiano especializado en mobiliario, joyería, edificios e interiores. Sottsass se inspiró en movimientos como el Pop Art, el Art Decó y el Kitsch. Así, los diseñadores del grupo, empezaron a crear objetos y muebles con formas totalmente sorprendentes que llamaban muchísimo la atención. Para sus creaciones se basaban en una geometría asimétrica, la desaparición de fronteras, estampados anárquicos y colores llamativos.

En 1981, el grupo se presentó en el escenario del diseño más importante del mundo: el Salone del Mobile de Milano. Fueron capaces de aportar una visión totalmente rompedora que fue calificada por gran parte de la sociedad como algo “bizarro” y que llevó a la disolución del grupo en 1988. Pero, lo que parece una corta pero intensa vida, se tradujo en un estilo que logró trascender: el estilo Memphis ganó con los años. Es más, logró convertirse en fuente de inspiración para diseñadores gráficos y de producto colándose como gran referencia en la historia del diseño gráfico y la decoración.

Entre los integrantes del Grupo Memphis, te sonará un nombre: Javier Mariscal, el diseñador catalán que creó a Cobi, “la mascota más rentable de la historia de los Juegos Olímpicos modernos”.

EL ESTILO MEMPHIS DESIGN

El estilo Memphis Design fue calificado como vibrante, excéntrico y ornamental. Y es que cuando la creatividad sin límites se impone al modelo imperante, pueden pasar dos cosas: que el espectador no logre asimilar el concepto y lo critique o que el concepto logre convertirse una una auténtica obra de arte. A Memphis le pasaron las dos cosas.

Los conceptos estéticos de Memphis se convirtieron en una antítesis del llamado Good Design que lo petaba muy fuerte desde Alemania gracias a la Bauhaus. Objetos espectáculo vs. a objetos prácticos. Así, los 10 principios del buen diseño de Dieter Rams se vieron “tocados”. Estos principios eran:

  1. El buen diseño es innovador.
  2. El buen diseño hace útil un producto.
  3. El buen diseño es estético.
  4. El buen diseño hace comprensible un producto.
  5. El buen diseño no es intrusivo.
  6. El buen diseño es honesto.
  7. El buen diseño es duradero.
  8. El buen diseño es minucioso hasta el último detalle.
  9. El buen diseño es respetuoso con el medio ambiente.
  10. El buen diseño es diseño en su mínima expresión.

En el estilo Memphis reinaba la cultura POP y Kitsch americana:

  • Su máxima era la de provocar una respuesta emotiva del espectador.
  • El estilo Memphis se basaba en la mezcla de estilos y materiales.
  • Tonos deslumbrantes.
  • Formas geométricas desenfadadas.
  • Gusto por la creación de patrones mezclando distintas formas y colores.

El estilo Memphis Design se burló de la idea de que “el diseño debe durar” por “el diseño debe ser pensado para la vida cotidiana, no para la eternidad”. Y es curioso que, aunque no lo pretendían, seguramente su propuesta será eterna. Sus propuestas fueron auténticos espectáculos con los que nos hicieron llegar sus ganas de vivir y de crear.

LA HUELLA DE MEMPHIS EN EL DISEÑO GRÁFICO

Sólo hace falta mirar a nuestro alrededor para ver cómo las propuestas del Grupo Memphis han llegado hasta nuestros días. De hecho, desde hace ya un par de años, el estilo Memphis ha revivido como tendencia en decoración, la moda y, también en el mundo del diseño gráfico. Davidelfín en sus estampados, la gráfica del Brooklyn Children’s Museum de Álex Maranto, recursos digitales empleados por marcas como Bimba & Lola, carteles de cine de Almodóvar, alguna que otra colección de Adidas y hasta la cartelería de Madrid (en la imagen, el cartel del Orgullo del 2017 elaborado por Koln Studio). 

Los diseños estilo Memphis se caracterizan por el uso de colores flúor, formas geométricas arbitrarias y aspecto retro en tipografías y otros elementos gráficos. Es además una de las tendencias en diseño gráfico del 2019 por lo que no nos sorprenderá encontrarlo en carteles, editoriales, páginas web y elementos de packaging de diversas marcas.